Twitter analyticsTwitter analytics
logo

“Tea Dress”: amor a primera vista

tea dress

Creo que hace mucho tiempo que no encontraba una prenda que me gustara tanto. Os estoy hablando del Tea Dress, el vestido vintage que muchas marcas han convertido en la prenda fetiche del momento. Su origen no tiene nada que ver con el verano: se llevaba para tomar el té. ¿Quieres saber de qué te estoy hablando? Son preciosos y  nos van a acompañar mucho tiempo.

Huele a vintage y evoca cierta elegancia del pasado, pero de antiguo solo tiene el diseño. Por su escote en pico, las mangas o el talle ajustado es imposible no rescatar de la memoria las fotos de tu abuela en su juventud. Y es precisamente este vestido delicado el que han decidido convertir las marcas más imitadas del momento en el fetiche del verano.

tea dress

De Zara, 39,95€.

Firmas como la norteamericana Reformation han apostado por una de las prendas más versátiles y favorecedoras de este verano. En tonos liso, con el omnipresente vichy o con estampados de lunas o cerezas, el tea dress o también llamado vestido de abuela han llenado el street style de las it-girls. También, aunque más tímidamente, el low-cost ha apostado por este vestido con lisos y estampados que podrás encontrar en Mango o Zara.

tea dress

El origen de esta prenda se remonta a los años 40, su época dorada. Los tea dresses incluían una pieza de tela a la cintura que unía la falda y el cuerpo del vestido, a veces fruncidos. Este diseño varía influido en enorme medida por la Segunda Guerra Mundial, que acabó por dar forma a esos vestidos de Marilyn Monroe, Rita Kayworth o Liz Taylor.

tea dress

En 1940 entró en vigor la limitación de suministros, que regulaba la cantidad de tejido que se podía utilizar en la producción textil. Así se creo una moda utilitaria de inspiración militar cuyo objetivo era ser práctica. Se prohibieron las cremalleras, que se sustituyeron por corchetes o ganchos, se acortaron las faldas y se utilizaron estampados pequeños para hacer casar más fácilmente las costuras, y así se ahorraban metros de tela.

tea dress

El debilitamiento de la moda parisina dio paso al surgimiento del ‘look americano’ con nombres como Claire McCardell, conocida como la “madre de la moda deportiva estadounidense”. Su máxima era la practicidad y creó bellas prendas funcionales que se adaptasen al estilo de vida de la mujer.

tea dress

Esa misma intención impregnó los vestidos de posguerra, momento en el que la mujer volvió a asumir el papel de ama de casa. Con el influjo irresistible de la silueta ‘New Look’, revistas de moda como Votre Mode se llenaron de figurines con cintura de avispa que proponían “vestidos de casa para mujeres prácticas y elegantes”. Se mezclaron diseños como el del tea dress y el vestido camisero, muy entallados en cintura y con amplias faldas.

tea dress

El nombre de este vestido favorito para este verano estaba destinado a tomar el té. Cuando a finales del siglo XIX se creó la costumbre de tomar el té de la tarde, el protocolo y la etiqueta no tardaron en exigir un nuevo atuendo que se adaptase a esa nueva convención social. Así nació el “tea dress”, el vestido más formal para andar por casa. Era en líneas generales un elegante vestido de estar en casa cuya máxima aspiración era la comodidad.

tea dress

Yo no voy a poder resistirme a esta nueva tendencia de los “tea dresses”, ¿y tú?

tea dress

22 agosto, 2017
FFFFF