Twitter analyticsTwitter analytics
logo

Pon un cuadro (de verdad) en tu vida

Pon un cuadro (de verdad) en tu vida

Hola chic@s!! Hoy os voy a hablar de un hobby que quiero compartir con vosotros. La pintura, y hablo de la verdadera. No hay nada más especial que descubrir pintores nuevos y averiguar qué tipo de pintura es la que más nos gusta. Seguro que leyendo este post te despierto esta bonita curiosidad.

A la hora de decorar nuestras paredes, uno de los caminos más tentadores es recurrir a la lámina de ese cuadro que nos gusta tanto, o que vimos en un museo. Klimt, Litchestein, Kandinsky…los grandes maestros están disponibles en formato póster por unos pocos euros. Y claro, ¿que queda más bonito que una obra maestra? Si lo combinamos con un espejo por aquí y una estantería por allá, el resultado es perfecto.

decoración

Pero, ¿qué pasa con la pintura?, los trabajos originales brillan por su ausencia en la mayoría de las casas modernas, en detrimento de carteles de obras maestras de las que, no nos engañemos, se imprimen millones de copias. Y es que la personalidad que aporta a nuestro entorno una obra original es algo a tener en cuenta a la hora de vestir nuestros espacios verticales. No hay nada más especial que una obra de arte original. A continuación te contamos en cinco puntos cómo comenzar tu colección de arte por mucho menos de lo que piensas.

decoración

  1. Mira a tu alrededor.

Los trasteros de todo el mundo están llenos de cuadros descartados en algún momento. Pregunta a tus padres, tías o abuelas, seguro que quitaron de en medio una obra ideal porque el color no pegaba con el nuevo sofá o simplemente se cansaron de él. Estará guardado, porque un cuadro es una de esas cosas que nunca se tiran.

  1. Sigue buscando.

Vale, no ha habido suerte. Entonces te toca salir a buscar. Los rastrillos benéficos o los mercadillos callejeros de arte son lugares en los que se pueden encontrar obras interesantes por poco dinero. A la hora de invertir tu dinero, recuerda que no tienes que llenar la pared de cuadros. Una obra bien elegida es más que suficiente para llenar visualmente una estancia.

  1. Cambia tu visión.

¿No encuentras nada? A lo mejor tienes que cambiar tu planteamiento. Lo normal es que no te topes con una obra que te convenza al 100% desde el primer momento. Tienes que estar abierto a todo y abandonar tus prejuicios. En el arte todo vale, óleos o acuarelas, paisajes o retratos. El reto es buscarle el sitio en tu vida.

  1. El marco importa

La elección del marco adecuado puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso. Muchos buenos cuadros sufren el síndrome del marco horrible, que anula completamente su estilo y su mensaje artístico. Si la obra lo merece, vístela de modo adecuado. Así no sólo mejorará, también encajará mucho mejor en tu entorno. Si quieres un consejo, recuerda que a la hora de enmarcar, cuanto más neutro mejor y no olvides que con los pase par tout puedes convertir una obra de pequeño formato en algo grande.

  1. Intégrala

Un cuadro es una de las piezas más importantes de toda decoración. Debe encajar con el resto de elementos, proporcionando cierto equilibrio al conjunto. Por ejemplo, si has elegido un cuadro que representa un campo de flores, tal vez haya llegado el momento de jubilar los cojines de amapolas que adornan el sofá. Se trata de buscar cierta armonía visual.

¿Qué, te animas a salir en busca de tu cuadro? Inténtalo, te encantará.

decoración

decoración

24 agosto, 2016