Twitter analyticsTwitter analytics
logo

Minimalismo: cuando menos es más

Minimalismo: cuando menos es más

Hola chic@s!!! ¿Cómo estáis? Como me encanta la decoración, hoy os voy a hablar de un estilo que me gusta mucho: el minimalismo. ¿Te cuesta relajarte en tu propia casa?¿Estás cansada de estampados y colores chillones? Tal vez ha llegado el momento de abrazar el estilo minimalista, apostando por el menos es más para lograr el equilibrio en nuestro entorno. A continuación te progongo los 10 pasos a seguir para sumergir tu hogar en el minimalismo.

1.Color

El primer gran paso hacia el estilo minimalista consiste en renunciar al color. A partir de ahora sólo el blanco y el negro son aceptables en nuestra decoración. Desecha todo lo demás .

2. Despeja el terreno.

Cuando decimos que menos es más hablamos en serio. Valora qué muebles son los que realmente resultan necesarios y céntrate en ellos, así ganarás espacio.

minimalismo

3.Reduce tus posesiones.

Replicando el dicho, el minimalismo bien entendido empieza por uno mismo. Así que es incompatible con el coleccionismo exacerbado y el amontonamiento de ropa. Véndelo, dónalo o contrata un almacén. En cualquier caso el exceso de mercancía no tiene cabida en una casa minimalista.

4. Plegable

Si tu vivienda es pequeña, un truco para lograr despejar el camino y obtener una sensación de amplitud adecuada es aportar por elementos plegables: Camas, mesas escritorios, todo es susceptible de desaparecer cuando no se está utilizando.

5. Lámparas de una bombilla colgante.

La iluminación es fundamental en cualquier espacio, y en este apartado este estilo nos lo pone fácil. Nada mas minimal que las lámparas compuestas por cordón (recuerda, blanco o negro), casquillo y bombilla.

minimalismo

6. Paredes despejadas.

Acéptalos. Ese rincón lleno de fotografías familiares que te resulta tan hogareño es de todo menos minimalista. Ahora tenemos que seleccionar muy bien los elementos que cuelgan de tus paredes. Cuanto más neutro sea el cuadro o fotografía que vamos a colgar, más grande podrá ser. En todos los casos hay que evitar los marcos voluminosos.

7. Espejos para amplificar la luz.

La claridad y limpieza del espacio se ve muy favorecida por la luz. Un espejo bien colocado dará amplitud y luminosidad a la estancia.

minimalismo

8. Funcional

Recuerda, ahora tienes menos muebles. Estos deben ser funcionales. El mueble ornamental está reñido con el minimalismo. Tienes menos, pero lo usas más.

9. Rayas y más rayas.

Vale, digamos que te has cansado de los lisos y deseas incluir algún patrón en tu espacio. La elección es sencilla: Rayas. Eso sí, con moderación en cojines, alfombras o algún foulard para el sofá. En cuanto al color, bueno, seguimos en blanco y negro.

minimalismo

10. Orden en la sala.

Si algo tiene que estar a la vista si o sí, procura que se vea lo menos posible y que esté muy ordenado. Ya sean los botes de la cocina, los libros o tu colección de botellas (¿No la habías tirado?), todo debe parecer clasificado por un maniático. Nada de espontaneidad.

31 agosto, 2016