Twitter analyticsTwitter analytics
logo

Evita la retención de líquidos

retención líquidos

El verano es la estación en la que más padecemos la llamada retención de líquidos. El calor es el verdadero causante de este mal y el cuerpo se hincha haciéndonos sentir muy incómodas. Hoy voy a intentar recopilar para vosotros unos cuantos consejos para evitar la retención de líquidos. ¿Me seguís?

Después de meses de paciente espera llega el tan querido verano, la temporada estival, en la que llevamos a cabo, entre otras cosas, el cambio de armario. Empezamos a lucir shorts, bikinis, minifaldas… Sin embargo, a la hora de mirarnos al espejo descubrimos que ese cuerpo no es el que recordábamos hace unas semanas, no parece el mismo.

retención líquidos

Te notas hinchada, la ropa te aprieta y los tobillos parecen retarte cada vez que intentas abrocharte las sandalias. Pues sí, estás ante la temida e incómoda retención de líquidos y sus efectos son más comunes de lo que te crees. Hay muchas causas que provocan la acumulación de líquidos y algunas recetas para frenarla.

retención líquidos

Lo primero que tienes que hacer es aprender a identificarla rápidamente. Eso sí, no hay que confundirla con un exceso de grasa o con la celulitis, ya que complicaremos su solución. Lo mejor es acudir a un experto que te haga un estudio sobre la composición corporal.

retención líquidos

En cuestión de alimentación, es muy importante que incrementes el consumo de alimentos frescos, frutas y verduras, hortalizas, productos integrales y, por supuesto, que aumentes la ingesta de agua: beber de 2,5 a 3 litros de agua al día nos será de gran ayuda. El agua aporta hidratación a nuestras células y también a la piel. Una piel hidratada es sinónimo de salud.

retención líquidos

Prueba con infusiones de cola de caballo, piña, diente de león o alcachofa. Y si te cuesta tomar tanta agua al día, elabora tus propias versiones hidratante con fruta. Varía los sabores y así no te cansarás tan rápido.

retención líquidos

Y, por supuesto, evita tus malos hábitos. Te pongo algunos ejemplos: grasas saturadas –embutidos, quesos y mantequillas-, bebidas azucaradas –zumos y refrescos-, los carbohidratos de alto índice glucémico –azúcares simples, harinas no integrales y dulces-, alimentos fritos –absorben una gran cantidad de grasa en el cocinado-, los lácteos y los alimentos industriales –ricos en grasas trans como las margarinas o la bollería industrial-.

retención líquidos

Y para acabar, os diré que lo más importante es el movimiento: acaba con tu vida sedentaria. Un cuerpo activo elimina de forma más fácil las toxinas, activa la circulación y ayuda a que nuestro metabolismo trabaje de forma más rápida, favoreciendo la quema de grasas y disminuyendo la retención de líquidos. Ahora, con el buen tiempo puedes practicar un montón de deportes: paddle surf, bicicleta, senderismo… todo vale.


10 julio, 2017
FFFFF