Twitter analyticsTwitter analytics
logo

El encanto de un patio manchego

patio manchego

¡Hola chic@s! Hoy vamos a hablar de decoración, otra de mis pasiones. No sé si os lo había contado, pero aunque vivo en Madrid, yo soy manchega, así que hoy voy a hablaros de un elemento decorativo de mi tierra que cada vez es más tendencia: El patio manchego. 

Un patio no es otra cosa que una zona sin techar situada en el interior de un edificio. Se pueden encontrar en las viviendas más tradicionales de gran parte de nuestro país, especialmente aquellas en las que el sol es protagonista del clima. El patio es una zona para la vida en común con la familia y amigos. Es un espacio para el esparcimiento de grandes y pequeños, un jardín secreto en el interior de la casa.

patio manchego

Sin duda los patios más populares son los andaluces, en los que las plantas con flor, los mosaicos y las fuentes ocupan un lugar protagonista. Los patios manchegos tienen una estética distinta, inspirada en la vida rural. El espacio suele estar delimitado por paredes encaladas y suelos de barro o guijarros. Los elementos decorativos evocan los símbolos de la tierra, como las tinajas convertidas en macetas, los aperos de labranza y ruedas de carro decorando las paredes y la parra, apreciada por su capacidad de dar sombra y uvas, ¿hay algo más manchego que una parra repleta de uvas?

patio manchego

En cuanto a los muebles, estos deben ir en consonancia con la estética, mesas rústicas, construidas a menudo con tableros reciclados de viejos trillos, o sillas de enea al natural y bancos de madera son una elección acertada. Pese a estos rasgos comunes, la decoración de un patio manchego admite perfectamente la combinación con otros estilos rústicos.

patio manchego

Para darle un aire moderno, basta con emplear algunos elementos básicos de este tipo de decoración, como baldes de zinc, faroles de hierro o algo de cerámica. Si el resultado nos resulta demasiado austero, siempre podemos recurrir a la gran baza decorativa de los espacios exteriores: Las plantas, cuyo color proporciona el contraste adecuado para los colores y texturas del patio. En este sentido, una buena elección son las plantas de la tierra, como las frondosas pilastras o las más aromáticas como el tomillo o el romero, aunque también encajan a la perfección las provenzales lavandas. En cualquier caso debemos buscar plantas resistentes.

patio manchego

No hay que olvidar que las horas nocturnas son las más placenteras en verano, por eso, conviene prestar atención a la iluminación. Unas luces de verbena de baja potencia y unos puntos de luz indirecta que delimiten el espacio contribuirán a convertir nuestro patio en un espacio mágico al caer el sol.

Bueno, hasta aquí mi visión de cómo crear un buen patio manchego, un espacio tradicional que sin embargo puede resultar de gran belleza y que se disfruta en compañía de un buen vino y mejores amigos.

patio manchego

15 junio, 2016